spainunited kingdom germany france sweden findland portugal netherlands italy denmark ireland greece belgium austria romania slovenia lithuania slovakia luxembourg estonia poland hungary czech republic malta latvia cyprus bulgaria

 

 


precio del queso de cabra

El sector ganadero caprino pasa por una profunda crisis. Sí, el sector caprino, porque el sector quesero caprino aguanta perfectamente estos tiempos difíciles sin grandes apuros. No nos centraremos en el precio de la leche de cabra en este escrito, no obstante, aunque no queramos, haremos algunas referencias para fijar ciertos márgenes de beneficios.

Podemos hablar de tres tipos de casos para fijar un precio correcto del queso de cabra: a) queserías con ganado caprino donde no se compra leche de cabra de otras granjas para la elaboración del queso sino que únicamente se usa la leche propia; b) queserías donde no se dispone de ganado caprino y compran la totalidad de la leche para la elaboración de sus quesos y; c) queserías mixtas donde disponen de ganado caprino pero, debido a su volumen de ventas, necesitan comprar leche de cabra de otras explotaciones ganaderas.

queso barato

A) Queserías con ganado caprino propio: Generalmente son queserías familiares o de reciente creación (por parte de ganaderías), ya que una explotación caprina, ya sea de leche o de carne es, actualmente, inviable económicamente hablando, al menos con el panorama actual. Estas queserías son las menos rentables de los tres tipos, ya que tienen que asumir los costes (altísimos) de la actividad ganadera (subidas constantes y enormes del precio de cereales, combustibles, horarios extensos,...). Este tipo de ganaderías no suelen comercializar sus productos a grandes distancias, por lo que no tienen grandes costes por infraestructuras, logística o redes comerciales extensas.

El principal problema de este tipo de queserías es que para poder sobrevivir, tienen que repercutir todos los gastos de la granja al queso y, por consiguiente, son poco competitivos comparándolos a los otros dos tipos de queserías caprinas. Además, para intentar maquillar este factor, muchas queserías intentan vender la imagen de "producto artesano" como hecho que justifique el sobreprecio. Y un queso artesano no tiene porque ser más caro a un queso industrial, sino que tiene que tener mayor calidad al resto, hechos con cariño, pero nunca, debe ser una condición sine qua non ser más caros.

Un precio asequible de venta al público para estas queserías sería en quesos frescos de cabra (mató de cabra, queso fresco de cabra,...) por debajo de 9 ó 10 euros el kilo. En quesos maduros, por debajo de 22 ó 23 euros el kilo. TodoCabra.com actualmente está vendiendo el queso fresco de cabra, mató de cabra y similares  a menos de 8 euros el kilo. Para poder comprar en su tienda online basta con clicar aquí.

TodoCabra.com era, hasta hace un año, una ganadería caprina sólo, que vendía la leche a queserías. Y un hecho curioso es que una de las queserías que pretendía comprarnos la leche, está vendiendo el mató y el queso fresco a 12 euros el kilo, mientras nosotros, el mismo tipo de producto con nuestra misma leche, se está vendiendo casi a un 50% menos No obstante, contando que aproximadamente, cada 5 litros de leche obtenemos un kilo de mató o queso fresco y que, los queseros están pagando la leche actualmente a 60 céntimos el litro aprox. (en muchos casos ni llega), sólo hay que multiplicar y ver esos resultados alarmantes. Esos márgenes brutales de beneficio son los que están acabando lenta, pero constantemente, con las explotaciones ganaderas caprinas. Por ello, las ganaderías que no crean su quesería para elaborar su propia leche, están destinadas, en la actualidad, ha desaparecer a corto plazo.

B) Queserías sin ganado caprino propio: Este tipo de queserías generalmente suelen darse dos tipos de empresas: las grandes industrias queseras y las pequeñas queserías con ganado propio que han visto que es mucho más rentable comprar la leche de cabra a ganaderos que tener ganado ellos.

Este tipo de queserías juegan (¿abusan?) con el poder de que la leche es un producto muy perecedero. En 3 ó 4 días, si a un ganadero no le van a buscar la leche  que ha ordeñado, la puede tirar al suelo, que ya se ha echado a perder. Por ello, los queseros, al menos en leche de cabra, suelen ejercer perfectamente esa fuerza... Y el resultado es sencillo, pagan la leche de Cabra a un precio que no cubre los costes del ganadero, pero el ganadero prefiere cobrar ese "algo" a no cobrar nada y tirar la leche. Así están las cosas.

Este tipo de queserías (las pequeñas queserías sin ganado caprino poco industrializadas) tienen unos costes mucho menores que las queserías con ganado propio, pero en lugar de bajar su precios para vender más fácilmente, suelen equiparar los precios a los de las queserías con ganado caprino. Además, suelen vender su producto como queso "artesanal" o "artesano" y bueno, sería bastante discutible. Al obtener mayor margen de beneficio, pueden disponer de un dinero extra para aumentar su red comercial o promocionar su imagen como empresa. De todas formas, definir que es un verdadero queso artesanal será otra cuestión de la que hablaremos en un futuro.

Las grandes industrias queseras puede ser que también paguen la leche a un precio muy bajo, no obstante, sacan al mercado productos mucho más económicos que la mayoría de pequeñas queserías del panorama nacional. Y es que las grandes empresas si que aplican bien eso de poco beneficio pero muchas ventas.

Un precio correcto para las queserías sin ganado caprino sería un euro menos sobre las queserías con ganado caprino propio, es decir, 8 ó 9 euros quesos frescos de cabra y 21 ó 22 euros el queso maduro.

C) Queserías mixtas: Estas queserías son, básicamente, una mezcla temporal de las dos anteriores queserías. Un enorme tanto por ciento de las queserías mixtas acaba por convertirse a quesería sin ganado caprino.

La ventaja de estas queserías es que tienen asegurada cierta cantidad de leche de cabra (cosa que en un futuro inmediato, escaseará por nuestro país). La desventaja es que tiene que repercutir el coste de la granja caprina en el producto final, es decir, en el queso. No obstante, un quesero con ganado caprino puede repercutirlo; un ganadero caprino no puede.

La libre competencia es eso. Y nos gusta. Hay que observar los cambios y adaptarse a ellos. No obstante, el sector caprino está siguiendo una dirección, empujado principalmente por el sector quesero caprino que no está nada claro. Aunque sí podemos decir que ambos sectores tendrían que llevarse de la mano (ya que ambos, al menos antes, comían uno de otro) y actualmente parece que el sector caprino se está muriendo de sed y cuando desaparezca éste, el sector quesero caprino morirá de hambre.

 

Se prohibe expresamente la copia, difusión, reproducción y/o modificación de cualquier contenido de TodoCabra.com sin permiso previo y por escrito del desarrollador de la web.


 

 






   250x250 ofertas